Mantenerse en forma durante el tratamiento del cáncer

Las investigaciones muestran que mantenerse activo durante el tratamiento del cáncer mejora su función física y su calidad de vida. Se ha demostrado que el ejercicio de rutina ayuda a prevenir la debilidad muscular y reduce el riesgo de enfermedad cardíaca. También se ha demostrado que ayuda a mantener los huesos fuertes, reduce los síntomas de fatiga, controla su peso y más. Estos son algunos consejos para ayudarlo a mantenerse en forma durante el tratamiento del cáncer.

  • Comience despacio.

Hable con su médico antes de comenzar cualquier tipo de entrenamiento para asegurarse de que sabe lo que puede y no puede hacer. Incluso unos pocos minutos de actividad al día es genial. Puede aumentar lentamente cada día la frecuencia y el tiempo de ejercicio.

  • Incluya ejercicios de entrenamiento de fuerza al menos dos días a la semana.

El entrenamiento de fuerza es una parte principal de un buen programa de entrenamiento. Le ayudará a mantener la masa muscular magra y evitará que sus músculos se pongan rígidos o más débiles debido a la inactividad.

  • Mezcle unos pocos ejercicios que utilicen grandes grupos musculares y aumente su flexibilidad.

Es importante mantener fuertes los grupos musculares grandes. Estos incluyen los muslos, el vientre, el pecho y la espalda. Los ejercicios de estiramiento y ejercicios cardiovasculares son otras partes importantes de un buen programa de ejercicios.

  • Mantenga el ejercicio fácil y divertido.

Hacer ejercicio es una excelente manera de reducir la fatiga y aliviar el estrés, que son dos partes vitales de mantenerse saludable.

FUENTE: urologyhealth.h5mag.com/winter18-19/living-healthy